Las molestias e inflamación son frecuentes efectos secundarios temporales luego de esta operación, y se controlan con analgésicos. La sensibilidad de los pezones está disminuida o alterada durante 2 o 3 meses. Este síntoma desaparece gradualmente en unas seis semanas, aunque en algunas pacientes dura hasta un año, y en raros casos puede ser permanente.

La reincorporación al trabajo y a la vida cotidiana se realizará a los 7 o 10 días. La paciente deberá colocarse un corpiño especial, deportivo, durante un mes. La cicatrización es lenta. Se evitará levantar objetos por arriba de la cabeza durante un mes y durante las 2 o 3 primeras semanas no se realizarán esfuerzos con los brazos. Los puntos se retiran entre el día 14º y 21º posquirúrgico. Es muy importante, en lo posible, suspender el tabaco 1 o 2 meses antes de la cirugía (todos los pacientes fumadores tienen un riesgo incrementado de sufrimiento de la piel de la región operada y retraso de la cicatrización).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *